BRUNO ARIAS / Eterna risa

Bruno Arias regresa a sus orígenes con un disco que toma ritmos andinos festivos y alegres.

La apuesta musical de Eterna Sonrisa (2020) va de la mano de una banda grande, con la formación estándar, con base rítmica (bajo, batería, algún bombo legüero por veces muy presente) a lo que se suman teclados, charango, guitarra eléctrica, vientos andinos y violines. Salvo “Misa de Cangrejillos”, un instrumental del gran Ricardo Vilca y “El pueblo unido”, himno setentista de los chilenos Quilapayún (que Bruno incorporó a su repertorio en homenaje a las luchas populares de Bolivia, Chile y otros países latinoamericanos en 2019), los restantes once temas del disco son nuevos, o al menos con poco rodaje.

El espectáculo se presentará en sala con capacidad reducida, con distanciamiento y medidas de seguridad e higiene para el cuidado de la salud de los espectadores.

Ir arriba